9. Piensa diferente: Presta tu dinero, no te endeudes

Hoy quiero que reflexiones sobre las deudas y tu nueva forma de pensar.

El arma secreta que te expliqué en la pasada entrada del blog, la inversión prestando tu dinero, supone un cambio importante de mentalidad en tu vida. Y esta nueva mentalidad la tienes que interiorizar poniéndola en práctica. Date cuenta que hasta ahora lo más que nos habían enseñado es que en la vida hay que ahorrar, y que cuando tuvieses suficientemente dinero ahorrado, entonces lo podrías gastar. No está mal el consejo, desde luego, pero así no estas invirtiendo y mientras ahorras el dinero se queda pequeño. También suele estar bien visto que pidas el dinero prestado si en algún momento te falta para comprar un coche, una casa, un ordenador, o lo que desees. Eso de pedir dinero prestado es mal consejo en general, y tú como futuro inversor con buenos conocimientos de finanzas vas a cambiar esa forma de pensar.

deuda
La deuda es una fuerte carga que te deja atrapado

Si pides préstamos para gastar terminarás comprando más cosas de las que puedes permitirte con lo que ganas, y te condenas a estar casi toda tu vida trabajando para pagar el préstamo que te dieron. Además los préstamos tienen interés alto, y en este caso van en tu contra, ya que eres tú el que tienes que pagar para premiar a quien te lo ha prestado. Es un castigo muy grande para ti y del que es difícil poder escapar. Tener que devolver un préstamo es todavía peor enemigo que la inflación. La inflación te encoge tu dinero, pero una deuda tuya te puede arruinar para siempre (que te quiten lo poco que tengas y quedarte sin nada). No quiero asustarte, pero que sepas que las deudas son peligrosas y por tanto es mejor evitarlas.

Ahora bien, es bueno que sepas también que hay deuda buena y deuda mala:

  • La deuda mala es aquel dinero que pides prestado para gastar en cosas que no producen nada nuevo (coche, moto, tele, móvil, ordenador, vacaciones, boda, etc.). Esas cosas producen bienestar durante un tiempo, pero no se regeneran ni crecen con el tiempo, al contrario se van desgastando hasta que ya no valen nada y las tienes que cambiar por otras nuevas. Está bien que compres cosas, pues a todos nos gusta vivir bien, pero solo si tienes el dinero ahorrado. Hay gente que se compra un coche o móvil mediante un préstamo, y después de que ya no funcionan siguen pagando por él.
  • La deuda buena es aquel dinero prestado que pide una persona para montar o ampliar un negocio rentable que va muy bien, y en el cual merece la pena destinar más dinero (aunque sea prestado) para hacer crecer el negocio. Si tienes un restaurante que te da beneficios del 25% (por cada 100 euros que pones te da 25 nuevos euros), y consigues que te presten dinero al 5% de interés (por cada 100 euros que te presten tienes que devolver 105€), entonces verás que en poco tiempo ganarás suficiente dinero para pagar toda tu deuda y como resultado final tendrás un negocio más grande. Pero ¡Ojo!: Aunque sea con deuda buena, no es conveniente endeudarse demasiado, pues si el negocio empieza a ir mal (p.ej. ya no ganas el 25% pues han puesto un McDonald’s delante de tu restaurante que te quita muchos clientes), ganarás menos y tendrás más problemas para devolver tu deuda.

Espero que te haya gustado la entrada. Déjanos un comentario para saber tu opinión o saber si has tenido deudas y si te resultó difícil devolverlas. Y recuerda siempre la moraleja: ¡Evita las deudas!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s