11. La empresa de helados: Buscando inversores

En la entrada del capitulo 10 “Los filos de tu espada de la inversión”, veíamos lo importante de “cambiar el chip” sobre la deuda, evitarla, y ponerte del otro lado. Ser tú el que preste el dinero a cambio de unos beneficios. De esta forma te estás convirtiendo en un inversor, y aprendiendo a regar tu árbol del dinero. Ya te adelanté que podrías comprar acciones y también comprar deuda, y que esas dos acciones tuyas son los filos de tu “espada de la inversión”. La que te permitirá, si la usas bien, ser un ganador. Hoy vamos a ver con una historieta sencilla (pero que debes leer con detenimiento) qué significa exactamente eso de comprar acciones y comprar deuda. Vas a aprender lo que es la renta fija y variable, algo fundamental que debes dominar, tanto como saber leer, sumar y multiplicar con soltura. Vamos allá:

Juan es un chaval inquieto y muy avispado. En plena adolescencia decide que va a montar un negocio este próximo verano. Será un negocio que va a durar tres meses (Junio, Julio y Agosto) y que consiste en poner un puesto de helados junto a la playa.

Juan necesita 1.000€ para comprar un quiosco de plástico y un congelador para conservar los helados. Él solo tiene 100€ y necesita que alguno de sus amigos le presten dinero para su gran negocio del verano. Habla con 9 amigos y les cuenta su proyecto. Les pide a cada uno de ellos 100€ prestados para invertir en su negocio. Les dice que al final de los tres meses venderá de nuevo el quiosco y el frigo por 1.000 euros y les devolverá a cada uno los 100€ más una décima parte del beneficio que obtenga.

helados
El negocio de los helados de Juan

Juan tiene un plan de negocio, piensa que puede vender los helados a 1,5€ cada uno, y le cuesta comprarlos en el supermercado 1€ cada uno. Por tanto, por cada helado que venda va a ganar 0,5€. Si hace buen tiempo, irá mucha gente a la playa y piensa que podrá vender unos 600 helados al mes, o sea 20 helados al día, y espera conseguir un beneficio de 300 euros al mes (600 helados x 0,5€). El negocio parece muy bueno, y si consiguiera ese beneficio mensual en los tres meses que dura su aventura, habrá ganado 900 euros de beneficio. Eso quiere decir que piensa que podría devolver 190 euros a cada amigo (los 100 iniciales que le prestaron más los 90€ como décima parte de los beneficios).

Seis de sus amigos, son un poco conservadores, y no creen que el negocio pueda ir tan bien, y no confían en que Juan pueda obtener esos beneficios. Con estos seis amigos Juan hace un trato para que estén más tranquilos: les ofrece darles un pago fijo al mes de 10 € a finales de Junio, otros 10 € a finales de Julio, y 110 € a finales de Agosto (el pago fijo mensual de 10€ más la devolución de su préstamo inicial). Con ellos firma un papelito (o acuerdo) donde vienen escritos los pagos de 10€ mensuales a los que tienen derecho cada uno. Estos cobros además tienen prioridad sobre el de los otros amigos que no reciban pago fijo. En el papelito, se dice también que como se hizo un préstamo inicial a la empresa de Juan de 100€, al final del periodo Juan se lo debe devolver. De esta forma los 6 amigos se quedan más tranquilos sabiendo lo que cobrarán y que su pago es prioritario.

amigos_trato
Juan hace un trato con 9 amigos (6 conservadores y 3 más atrevidos)

El dinero que sobre de los beneficios, tras pagar a los 6 amigos conservadores, se repartirán entre los otros cuatro restantes (Juan y sus 3 amigos más arriesgados). Estos amigos acuerdan con Juan (firman otro papelito), que recibirán un pago variable correspondiente a los beneficios totales del mes, una vez restados los pagos fijos totales dados a los conservadores (60€, ya que son 10€ a cada uno). Así, si los beneficios son 200 €, se repartirán 35 € cada uno (140 €/4 personas=35 €). Es decir, está previsto que reciban bastante más que los conservadores, salvo que los beneficios sean muy bajos. En ese caso, por ejemplo si en un mes la empresa solo gana 80€, entonces solo recibirán 5 € (20€/4 personas).

El dinero que han prestado a la empresa los 6 amigos conservadores a cambio de un pago fijo, se llama invertir en renta fija (cambiamos la palabra pago por renta). La empresa se compromete a pagarte una cantidad fija al mes (que se llama cupón, en este caso de 10€) y al final del periodo te devuelve la inversión inicial también. El tipo más común de renta fija se le llama bono, que es el papelito o acuerdo que ofrece, o te vende la empresa cuando necesita que le presten dinero. Por si tienes curiosidad decirte que otros tipos de renta fija, aparte de los bonos son las letras, pagarés y obligaciones (otros tipos de papelitos o acuerdos parecidos), pero en general hablaré solo de bonos para referirme a la renta fija.

El que presta el dinero, comprando el bono, u otro tipo de renta fija, se le llama acreedor. Es decir, que si tú compras un bono de una empresa, te conviertes en acreedor ¿Es curioso saber que te otorgan este título “nobiliario”? No eres duque, ni conde, no, pero eres todo un acreedor. Te suena gracioso ese nombre ¿no?, pero que sepas que los 6 amigos conservadores de Juan son acreedores.

El dinero que han prestado a la empresa los 4 (3 amigos y Juan) a cambio de un pago variable que depende de los beneficios del negocio, se llama invertir en renta variable. La empresa se compromete a pagarte una parte de sus beneficios, después de pagar todos sus gastos y de pagar a los de renta fija, llamándose a este pago dividendos. Además al prestar el dinero de esta forma, te conviertes en socio propietario o accionista de la empresa. Eres dueño de un trozo de la empresa; y estos trozos se llaman acciones. Los 3 amigos de Juan y el propio Juan, son los accionistas o dueños de la empresa, y Juan además es el jefe que dirige el negocio. Ser accionista es otro título “nobiliario” importante ¿no te parece?

Seguro que tú, como futuro inversor, pronto serás accionista y acreedor ¿estas deseando serlo? Tu dinero te lo agradecerá y tú ganarás en tranquilidad. Pero tranquilo, vamos poco a poco, ser inversor no se puede hacer con ligereza. Para hacer las cosas bien y sentirte seguro de lo que hagas debes entender muy bien todos estos conceptos. Piensa sobre Juan y sus amigos e imagínate que pasaría si el negocio no fuese muy bien. O si de repente algún amigo se pone nervioso y se impacienta. En breve veremos el desenlace de esta historieta y terminarás de entender qué es la renta fija y la variable.

Si te gusta el blog puedes subscribirte, introduciendo tu e-mail en la casilla de seguimiento, así recibirás un correo electrónico cada vez que se publique una nueva entrada. Recuerda que seas mayor o menor, apreciamos tus comentarios. Tanto preguntas como otras maneras o ejemplos para entender mejor estos conceptos. Gracias por vuestro interés y colaboración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s