12. Un mercado diferente: La bolsa

Hola ¿Que tal? Tras leer la pasada entrada, titulada “11. La empresa de helados: Buscando inversores” ¿Habéis dedicado tiempo a pensar un poco sobre la historieta de Juan y sus amigos? ¿Qué crees que ocurrirá si las cosas no salen tan bien como Juan pensaba? ¿Y si algún amigo se pone nervioso y se impacienta? Eso de prestar tu dinero a los demás puede ser algo preocupante si no lo prestas a la persona correcta ¿verdad?. Vamos a ver el desenlace, y averiguar que relación tiene todo esto con el mercado denominado “bolsa” que da nombre a esta entrada.

Ha comenzado el mes de Junio, el tiempo es agradable pero no hace mucho calor, y no apetece mucho ir a la playa. La venta de helados está siendo muy baja y uno de los amigos de Juan (un inversor en renta fija) se está poniendo nervioso. Ya no confía mucho en que vaya a recuperar su dinero. Piensa que quizás se ha equivocado con la inversión, incluso sabiendo que cobrará con su cupón antes que los accionistas (los de renta variable). Pero, no lo ve claro y quiere quitárselo de encima (quiere venderlo).

Coge su papelito de renta fija, y se va a la fuente del pueblo, e intenta buscar a alguien que le compre su papelito.

A él le costó 100€, pero como piensa que va a ir todo mal, que no se van a vender helados en todo el verano, y que lo va a perder todo, está dispuesto a vender su papelito por 85€, y asumir una pérdida de 15€ y olvidarse de su inversión para siempre. La nueva persona que lo compra está encantada, tiene un papel que dice que le pagarán 10 € tres veces y 100€ más. Con lo cual ganará al final 45€ (130€-85€=45€). El nuevo acreedor obtendrá una rentabilidad increíble del 53%, que hemos calculado usando la formula vista en otra entrada: (130-85)/85×100= 45/85×100= 53%

cromos
Intercambio de papelitos de renta fija en la fuente del pueblo (se venden como cromos de fútbol)

La fuente del pueblo se ha convertido en el mercado de renta fija, el lugar donde se compran y venden papelitos (bonos, etc.) que te dan derecho a tener una renta fija. El mercado funciona sin que Juan sepa lo que ocurre en la fuente del pueblo. De hecho, a Juan, ni le preocupa tampoco lo que se paguen por sus bonos revendidos de segunda mano. Él pagará el pago fijo, a quién tenga el papelito en su poder y se lo enseñe, aunque ya no sea de alguno de sus amigos.

El mes de Junio está a punto de finalizar, el tiempo no ha mejorado, y las ventas son muy bajas. Uno de sus amigos más arriesgados (accionista en renta variable) teme que no vaya a recibir nada este mes. Si el beneficio es solo de 60€ los accionistas no cobraremos nada (dividendo nulo). Este amigo se pone tan nervioso, entrando en modo pánico, que se va en este caso a otro sitio (la plaza del pueblo) a intentar vender su papelito de renta variable. Encuentra a alguien que se lo compra por 60€. Este accionista tan asustado ha vendido precipitadamente perdiendo 40€. El que le ha comprado su papelito de renta variable (acciones) está encantado. Ha pagado 60€ por unas acciones que le dan derecho a recibir unos dividendos variables, en función de cómo vaya el negocio. Él cree que Julio y Agosto van a ser muy buenos, y que Juan conseguirá con su puesto de helados ganar 300€ en Julio y Agosto, con lo cual se repartirían los 4 accionistas 80€ cada uno cada uno de esos 2 meses, (300€-60€)/4=80€.

La plaza del pueblo se ha convertido en el mercado de renta variable. En este lugar se compran y venden las acciones de las empresas, esos papelitos que dicen que eres el dueño de un trozo de la empresa y con los cuales tienes derecho a recibir dividendos o parte de su beneficio.

labolsa
La bolsa de Madrid (Mercado financiero de renta variable)

En las grandes ciudades, en vez de utilizar la plaza mayor o la fuente del pueblo, se han construido unos edificios cómodos para hacer las compras  y ventas de valores. Hoy en día tanto la renta fija como la renta variable (y otro tipo de valores) se negocian en el mercado de valores, o bolsa de valores, cuyo edificio suele ser muy bonito y se llama simplemente “Bolsa”. Dentro del edificio de la bolsa hay pantallas para ver los precios de las acciones de las empresas que van cambiando según los acuerdos que se alcancen entre los que compran y venden las acciones. En las bolsas puedes comprar acciones de empresas como: Repsol, Mapfre, Apple, Coca-Cola, Nike, Walt-Disney, Adidas, Starbucks, McDonald’s, etc.

Si la gente piensa que los negocios van a tener pocos beneficios, el precio de los bonos o las acciones en la bolsa baja. Sin embargo cuando se cree que los beneficios de las empresas van a ser mejores, suben los precios. En el caso de la historia de Juan, los últimos meses del verano fueron muy buenos, y los amigos que mantuvieron las acciones y los bonos sin venderlos por miedo consiguieron unos muy buenos beneficios. Los precios de la renta fija y variable oscila arriba y abajo bastante, pero si tu eres un inversor que confía en el negocio por ser muy bueno, esto no te debe importar apenas y debes dejar pasar el tiempo con paciencia para que el negocio genere todos los beneficios posibles. Si has invertido en un buen negocio cuanto más tiempo seas dueño de sus acciones y bonos, será mejor para tu dinero que crecerá y crecerá con el tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s