Capítulos 13 a 25 del libro

Hoy te voy a contar una mala y una buena noticia.

La mala noticia es que por problemas de cesión de derechos a Amazon sobre los contenidos del libro, no me permiten que difunda estos contenidos a través de otros medios como este blog. Cuando utilizas su plataforma de publicación digital con el programa Kindle Select, hay un acuerdo por el que te comprometes a no difundir esos mismos contenidos por otros medios (incluidos webs, blogs, etc). Ellos sí que dejan ver los contenidos del libro hasta un 10% aproximadamente en la parte de “Échale un vistazo al interior”, que en mi caso corresponde hasta el capítulo 6 según he comprobado. Pero eso es todo, a partir de ahí debes pagarles para leer el resto del libro. Este problema de prohibir su difusión por otras vías, es para todos los autores en KDP Select. Si tienes curiosidad aqui tienes algún autor contándolo, incluyendo el texto de un email amenazante que te mandan.

Mi intención inicial era publicar todos los capítulos del libro en esta web, de hecho ya he difundido hasta el capítulo 12 incluido, y eso no les ha gustado. Sigue leyendo

12. Un mercado diferente: La bolsa

Hola ¿Que tal? Tras leer la pasada entrada, titulada “11. La empresa de helados: Buscando inversores” ¿Habéis dedicado tiempo a pensar un poco sobre la historieta de Juan y sus amigos? ¿Qué crees que ocurrirá si las cosas no salen tan bien como Juan pensaba? ¿Y si algún amigo se pone nervioso y se impacienta? Eso de prestar tu dinero a los demás puede ser algo preocupante si no lo prestas a la persona correcta ¿verdad?. Vamos a ver el desenlace, y averiguar que relación tiene todo esto con el mercado denominado “bolsa” que da nombre a esta entrada.

Ha comenzado el mes de Junio, el tiempo es agradable pero no hace mucho calor, y no apetece mucho ir a la playa. La venta de helados está siendo muy baja y uno de los amigos de Juan (un inversor en renta fija) se está poniendo nervioso. Ya no confía mucho en que vaya a recuperar su dinero. Piensa que quizás se ha equivocado con la inversión, incluso sabiendo que cobrará con su cupón antes que los accionistas (los de renta variable). Pero, no lo ve claro y quiere quitárselo de encima (quiere venderlo).

Coge su papelito de renta fija, y se va a la fuente del pueblo, e intenta buscar a alguien que le compre su papelito.

Sigue leyendo

11. La empresa de helados: Buscando inversores

En la entrada del capitulo 10 “Los filos de tu espada de la inversión”, veíamos lo importante de “cambiar el chip” sobre la deuda, evitarla, y ponerte del otro lado. Ser tú el que preste el dinero a cambio de unos beneficios. De esta forma te estás convirtiendo en un inversor, y aprendiendo a regar tu árbol del dinero. Ya te adelanté que podrías comprar acciones y también comprar deuda, y que esas dos acciones tuyas son los filos de tu “espada de la inversión”. La que te permitirá, si la usas bien, ser un ganador. Hoy vamos a ver con una historieta sencilla (pero que debes leer con detenimiento) qué significa exactamente eso de comprar acciones y comprar deuda. Vas a aprender lo que es la renta fija y variable, algo fundamental que debes dominar, tanto como saber leer, sumar y multiplicar con soltura. Vamos allá:

Juan es un chaval inquieto y muy avispado. En plena adolescencia decide que va a montar un negocio este próximo verano. Será un negocio que va a durar tres meses (Junio, Julio y Agosto) y que consiste en poner un puesto de helados junto a la playa.

Juan necesita 1.000€ para comprar un quiosco de plástico y un congelador para conservar los helados. Él solo tiene 100€ y necesita que alguno de sus amigos le presten dinero para su gran negocio del verano. Habla con 9 amigos y les cuenta su proyecto. Les pide a cada uno de ellos 100€ prestados para invertir en su negocio. Sigue leyendo

10. Los filos de tu espada de la inversión

Después de ver las consecuencias de las deudas y los préstamos, vamos a ver de qué forma podemos usar una deuda en tu favor para invertir.

Cuando hay un préstamo hay dos personas implicadas, el que presta el dinero (el prestamista o acreedor) y el que se endeuda recibiendo el préstamo (el deudor). Si ser deudor es malo, es porque ser prestamista es bueno. Lo que uno pierde lo gana el otro. ¿Parece lógico no? Este concepto sencillo, es el que explota tu arma de la inversión. Invertir es prestar dinero a cambio de algo. Si tú prestas dinero, si inviertes, tienes muchos premios, y estás en el lado del ganador. Serás el rey de las finanzas, el bueno de las pelis que siempre gana.

presta_dinero
Presta tu dinero, es tu arma de la inversión, así serás un campeón

Sigue leyendo

9. Piensa diferente: Presta tu dinero, no te endeudes

Hoy quiero que reflexiones sobre las deudas y tu nueva forma de pensar.

El arma secreta que te expliqué en la pasada entrada del blog, la inversión prestando tu dinero, supone un cambio importante de mentalidad en tu vida. Y esta nueva mentalidad la tienes que interiorizar poniéndola en práctica. Date cuenta que hasta ahora lo más que nos habían enseñado es que en la vida hay que ahorrar, y que cuando tuvieses suficientemente dinero ahorrado, entonces lo podrías gastar. No está mal el consejo, desde luego, pero así no estas invirtiendo y mientras ahorras el dinero se queda pequeño. También suele estar bien visto que pidas el dinero prestado si en algún momento te falta para comprar un coche, una casa, un ordenador, o lo que desees. Eso de pedir dinero prestado es mal consejo en general, y tú como futuro inversor con buenos conocimientos de finanzas vas a cambiar esa forma de pensar.

deuda
La deuda es una fuerte carga que te deja atrapado

Sigue leyendo

8. Tu arma secreta: La inversión

Ya sabes lo que es el ahorro y lo perjudicial que es la inflación para tu dinero (billetes y monedas) si lo dejas quieto en una hucha o similar. Hemos visto ejemplos donde convirtiendo tu dinero en cosas perdurables y útiles (el oro y diamantes del rico, o tus hamburguesas que no caducan) te puedes proteger de la inflación y conseguir “empatar” con ella.

Si en vez de tratar de guardar en una caja tus hamburguesas que no caducan (lo cual, lo siento, no se ha inventado aún), metes la tienda o la fábrica de las hamburguesas entera (las cuales sí son perdurables), estarás creando las bases de tu arma secreta para conseguir derrotar a la inflación definitivamente. Me dirás, que esto es una locura:

“¿cómo voy a meter en mi caja (hucha o caja fuerte) una fábrica entera?”

Imagínate por un momento que es posible. Imagínate que hace 40 años en vez de 60€, o en vez de 100 hamburguesas perdurables, hubiese metido un restaurante McDonald’s. Habrás visto que en los últimos años cada vez hay más restaurantes de McDonald’s por la calle (al menos el doble cada 10 años transcurridos, pues el negocio les va muy bien desde hace mucho tiempo). Pues bien, en mi caja mágica de inversión, ahora 40 años después, al abrirla tendría, ni más ni menos, que unos 16 restaurantes McDonald’s en vez de solo uno. Fantástico ¿verdad? Se me habrían multiplicado por 16, a razón de un crecimiento del doble de restaurantes cada 10 años. Es decir, tras 10 años tendría 2 restaurantes, tras la segunda década tendría 4, tras la tercera década tendría 8, tras la cuarta década (a los 40 años) tendría 16. ¡La ganancia es extraordinaria!, solo con meter un McDonald’s, 4 décadas después tendría 16 (el original más 15 McDonald’s nuevos).

arbol_mcdonalds
La caja mágica: tras 40 años en vez de un McDonald’s tengo 16.

Sigue leyendo

7. ¿Los ricos usan cajas fuertes?

En esta entrada vamos a ver qué es lo que meten los “ricos” en las cajas fuertes….¿crees que muchos billetes y monedas?

Al contrario de lo que te puedes imaginar, tras haber visto películas donde roban dinero en cajas fuertes de bancos y chalets de lujo, los ricos no meten su dinero en cajas fuertes. Sí que pueden tener una pequeña parte de su dinero en ellas (muy poco comparado con lo que tienen de verdad), pero este dinero solo lo tienen ahí a mano para sus “gastillos” a corto plazo (un viaje al Caribe a disfrutar del Sol, ir a esquiar una semana a los Alpes, etc.).

En realidad en las cajas fuertes meten oro, diamantes, cuadros, etc., es decir, cosas que valen mucho pero que no son ni billetes ni monedas. Estos bienes que meten en sus cajas (oro, diamantes, cuadros, etc.) al contrario del dinero, no encogen con el paso del tiempo.

“¡Qué suerte tienen!” – dirás – “!A mí me encoge el dinero en mi hucha, o en la cuenta corriente, y a ellos, los ricos, no les encogen sus pertenencias¡ ¡No es justo! ¿Por qué es esto así?”.

 

caja_fuerte
Los ricos no meten dinero en las cajas fuertes (les encogería su dinero como en una hucha). Lo que meten son oro, joyas, obras de arte, etc

Si lo piensas bien, te darás cuenta de que con un diamante o con oro, se pueden hacer joyas, y esas joyas cada vez cuestan más caras, Sigue leyendo